En busca de la perfección erronea…

Hola a tod@s y bienvenidos!

Casi todo el mundo sueña con ser la persona ideal y más aún, con tener la pareja ideal. Las redes nos bombardean constantemente con cuerpos perfectos, vidas perfectas y una felicidad casi surrealista de lo que se supone que es el éxito en la vida. Pero como todo “ideal” se trata tan sólo de una idea, que en ningún caso tiene soporte real, no se sostiene por sí misma porque es falsa.

Estos cánones nos esclavizan hasta el punto de que vivimos por y para ellos tratando de alcanzarlos como si de una carrera de fondo se tratara. Lo más triste es que, jamás lo lograremos, porque nunca nos parecerá suficiente y , en el camino acumularemos gran cantidad de frustración, decepción y sensación de fracaso, porque nos alejará de nosotros mismos, haciendo que perdamos la perspectiva de nuestra propia valía, llegando a infravalorarnos e incuso castigarnos, por no lograr lo que se supone que está al alcance de todos excepto de nosotros.

Pero, ¿qué se esconde detrás de tanta perfección? Basta con echar un vistazo a las redes sociales. Lo que nos venden es falso, es sólo la parte que quieren que veamos. ¿Quién no ha sonreído en una foto aunque estuviera enfadado o triste? El mundo de las apariencias es sólo eso, apariencia. Una fachada, blanca y reluciente que basta con rascar un poco para ver que le falta solidez y se desmorona con facilidad.

Todo esto se me hizo muy evidente el otro día. Estaba disfrutando de unas horitas de playa, relajada como estaba, ya que había poca gente. Soy observadora por naturaleza, que no cotilla, pero lo que vi me hizo plantearme que vivíamos más de cara a la galería que hacia nosotros mismos.

La situación fue la siguiente: llegaron dos parejas de chicos jóvenes, unos eran más como el común de los mortales y los otros como Barbie y Ken. La cuestión fue que mientras unos se daban crema relajadamente entre risas y carantoñas , Barbie y Ken hacían un análisis sobre qué crema era la mejor para cada zona de su cuerpo sin apenas hablar y de forma automática. Faltaba relajación, humor y calidez . Faltaba alegría de vivir y de compartir su tiempo libre con la pareja y amigos olvidándote, aunque fuera por unas horas, de si tu pelo estaba impoluto o tu bañador era el más cool.

No tengo nada en contra de los cuerpos atléticos, ni cuidados, ni pretendo decir que el deporte convierta a las personas en egocéntricas. Es más, lo recomiendo como via para mantenerse joven y en forma. Pero , como todo en esta vida, los excesos son malos y contraproducentes. Lo que a priori es un beneficio se transforma en perjuicio porque nos quedamos atascados en ideales que nos obligan a adquirir esquemas mentales y hábitos que nos deshumanizan. Tratando de alcanzar la perfección, nos olvidamos de vivir. Lo que hace que nuestra vida comience a pesarnos, porque hacemos tanto esfuerzo para cumplir nuestra idea de perfección que la recompensa que recibimos nunca parece satisfacernos lo suficiente.

Vivir significa disfrutar, y eso comienza con la aceptación total de nuestro cuerpo, tal cual es. Por supuesto que se puede mejorar, pero esto no significa que vivamos por y para el cuerpo, porque , aunque es una parte importante, afortunadamente no lo es todo. Nosotros somos más mucho más. Pero esto, ya lo hablaremos en el siguiente post.

Nos vemos!!!

Giselle

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s