NECESARIAS PARA SOBREVIVIR

Todo comenzó en el 2005. La primera imagen borrosa enviada directamente desde la escena de los ataques terroristas en el metro de Londres. En ese momentos las tics se convirtieron en la esencia del periodismo ciudadano, cambiaron por completo el periodismo ciudadano que había nacido en 1999. Luego llegó esa imagen, mucho más nítida, del increíble aterrizaje de un 747 en el río Hudson, enviada directa-mente a Twitter. Un hito según Óscar Espiritusanto. También lo fue el descorazonador vídeo de la muerte de Neda Agha Soltan en las protestas que se produjeron durante las elecciones en Irán, en 2009. Los blogueros estadounidenses de izquierdas que investigaron la historia de las declaraciones racistas del senador Trent Lott y los blogueros de derechas que filtraron a la CBS los documentos sobre el historial de George W. Bush en la guerra de Vietnam eran periodistas ciudadanos. Wikileaks, las llamadas de teléfono realizadas desde el avión de United Airli-nes que fue secuestrado durante los ataques terroristas del 11 de septiembre, el uso de mensajes SMS para monitorizar el fraude electoral en Kenia, los informes que llegaban vía Twitter durante las primeras horas de los ataques terroristas en Bom-bay, etcétera, etcétera, etcétera.

Sin ninguna duda, Espiritusanto afirma que los blogs y las redes sociales desempeñaron un papel fundamental en el 11S cubriendo dos funciones fundamentales: por un lado, ofrecieron información en tiempo real de una manera más rápida y efectiva que los medios de comunicación tradicionales, y, por otro lado, sirvieron para dar apoyo a los afectados y como catalizador del dolor de miles de personas en circunstancias extremas.

Al igual que en el 11S, los datos sobre el papel que desempeñaron la telefonía móvil e Internet en esos momentos son realmente significativos y nos muestran la necesidad de comunicación de la ciudadanía, abrumada por los acontecimientos e indignada hasta el punto de coordinar de forma espontánea una serie de protestas ciudadanas sin precedentes.

Según fuentes de El País “El tráfico de mensajes de texto (SMS) a través de los teléfonos móviles creció en España el 20% el sábado por la tarde, y según fuentes del sector, el domingo subió el 40%. (…) El papel de Internet en esta red ciudadana parece subsidiario del rol del móvil. El día de la tragedia terrorista, las llamadas de teléfono fijo a móvil registraron un incremento del 725% entre las nueve y las diez de la mañana. Aquel día, el tráfico de Internet creció entre el 3 y el 4%, aunque algunos observatorios llegaron a afirmar que se había multiplicado por ocho”.

Es evidente que vivimos en la sociedad del prosumer, del productor-consumidor de contenidos. El consumidor ya no es un ser pasivo que recibe la información empaquetada por otros. La información ya no circula en paquetes cerrados, sino en unidades abiertas, en flujos que se distribuyen por la Red. Pero debo decir, que las que han hecho posible esto han sido las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación.

Las tics han hecho factible que este movimiento, en el que son los propios ciudadanos quienes se convierten en informadores, siga vigente. Lo han actualizado, lo han continuado, lo han renovado. Si las tics no hubieran nacido, quizá el periodismo ciudadano habría muerto por falta de medios.

Repito, sin las nuevas tics y sin Internet el periodismo ciudadano posiblemente se habría estacando. Éstas han hecho que este fenómeno crezca de tal manera, que incluso están consiguiendo suplantar el periodismo digital. Ahora, las minorías tienen voz y la posibilidad de hacerse oír ante una audiencia global. Esta situación hace posible llevar los problemas locales a un ámbito más global, permitiendo así que otros individuos, que estén en situaciones similares, puedan unirse para colaborar y ayudarse mutuamente. Son muchos los proyectos y medios ciudadanos que continúan surgiendo. Medios que defienden y fomentan la capacidad del individuo para generar información útil destinada a su comunidad.

Según opina Jason Calacanis, empresario y CEO de Mahalo, Internet va a ser la fuerza motora de la democratización y de la libertad de expresión, y por mucho que la gente intente pararle los pies, Internet los va a arrollar».

De formas maneras, es importante subrayar que cuando hablo de nuevas tics no me refiero únicamente al Internet. También hablo de la telefonía móvil, herramienta fundamental en la difusión de información ciudadana a nivel global.

Cualquiera se puede convertir en periodistas ciudadanos ocasionales por estar en el momento justo en el lugar preciso; de esta manera, gracias a la tecnología que tengan a su alcance y al uso que sepan hacer de ella, podrán realizar fotos, vídeos, textos…, podrán compartirlos en las redes sociales, en Twitter, Facebook, YouTube, en los blogs, y amplificarlos en los medios de comunicación tradicional, puesto que la participación depende en gran medida de la tecnología disponible en un determinado momento y lugar. Se puede coordinar una acción colectiva contando con la participación de los usuarios a través de listas de correo, grupos de discusión, foros…, pero no será una participación en tiempo real, o a través de las actuales herramientas en línea o redes sociales, como Twitter, Facebook o Quora, que permiten ofrecer respuestas e interacciones casi inmediatas

Tal y como dice Espiritusanto los medios digitales y las redes no están transformando directamente el periodismo, pero hacen que esa transformación sea posible concediendo nuevos poderes –para lo bueno y para lo malo– a grupos enteros de personas. El crecimiento explosivo de los medios digitales y las redes sociales está permitiendo que la gente transforme las herramientas, las instituciones y la forma de hacer periodismo.

Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación están construyendo una sociedad más igualitaria. Ofrecen oportunidades nuevas a las partes minoritarias de la sociedad. Dos ejemplos de esto, podrían ser las aplicaciones Witness y Demostix. Debido a la diferente visión de información y comunicación que muestran, ambas han ido cobrando fuerza en los últimos. Nos ofrecen la posibilidad de compartir o aportar todo tipo de información en cualquier tipo de soporte y desde cualquier lugar del mundo.

Witness, por ejemplo,  utiliza el vídeo para abrir los ojos del mundo a las violaciones de los derechos humanos. Damos poder a las personas a fin de que transformen sus historias personales de abusos en potentes herramientas para la justicia, promoviendo la participación pública y el cambio político.

 Ahora bien, debemos tener mucho cuidado. Es verdad que son necesarias, las tics han revolucionado el mundo, han conseguido darnos voz a muchas personas. Gracias a éstas todos podemos ser presidentes, reyes, políticos, críticos, profesionales de la moda, de la palabra y de la comunicación. Como bloguera que soy, tengo que decir que me considero periodista ciudadana gracias a las nuevas tics. Pero al loro. No todo es bonito. No sólo han aportado aspectos positivos al periodismo ciudadano. También han colaborado en la creación de la mentira masiva.

¿He de creerme toda la información ciudadana? Los medios tradicionales poseen una larga trayectoria, lo que les ha hecho ganar cierta credibilidad. Sin embargo, el periodismo ciudadano lo podemos hacer todos y cada uno de nosotros, toda persona que se anime tiene la opción de escribir, opinar o juzgar cualquier aspecto de la vida. ¿Qué sucede? Que todo puede ser falso:

“No hay garantía de que la información que llega de primera mano sobre una noticia sea cierta. La verificación de la información recibida se ha convertido en una labor incluso más importante que la fuente de la noticia, puesto que ahora esa fuente puede ser cualquier ciudadano desconocido […] tratar de separar la información fiable o inexacta es quizás la labor más importante de un periodista […] los periodistas tratan de averiguar si hay más de un punto de vista sobre el asunto concreto y buscar a personas reputadas que les ofrezcan diferentes versiones…” (Howard Rheingold)

“Hace falta tener ojo y olfato para contar historias que la gente quiera leer, y no todo el mundo tiene el talento o la experiencia para contar esas historias” (Espiritusanto y Gónzalo: 65)

Es importante contrastar y comprobar las fotografías, los tuits, los textos enviados en situaciones complicadas, porque no siempre serán ciertas.

En definitiva, las tics y el Internet han conseguido que el periodismo salga reforzado, que sea más fuerte que nunca. Han conseguido que el conocimiento se pueda compartir y divulgar de manera rápida y sencilla. Éstas han sido las responsables de la supervivencia del periodismo ciudadano. Oscar Espiritusanto cree que “estamos sin duda en un momento apasionante de la historia del periodismo porque nunca antes habíamos tenido tantas posibilidades a nuestro alcance de poner en marcha propuestas informativas innovadoras que traten de mejorar nuestras vidas.”

 

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “NECESARIAS PARA SOBREVIVIR

  1. Hola! uf el tema de las tecnologías es muy complicado. Creo que nos han ayudado mucho, por ejemplo en las aulas es increíble lo que han avanzado en el colegio con ayuda de las tics pero como también apuntas al final; hay que tener mucho cuidado porque también hacen mucho daño y también nos han alejado en las relaciones humanas.
    besos Amglez

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s