¿Cómo entendemos la crisis económica?

Hola mi geeeeeeeeeeente!

Hoy os dejo con un texto que escribí en primero de carrera para un trabajo:

¿Cómo entendemos la crisis económica?

“La historia es una vieja dama que siempre tiene algo nuevo para decirnos y sorprendernos. Y ahora estamos sorprendidos tratando de preguntarnos qué está pasando”, reflexionó el filósofo Ricardo Forster sobre la crisis financiera global.

Desde el año 2008 y hasta hoy en día uno de los temas más discutidos ha sido el de la crisis económica, también denominada Gran Recesión, en la cual muchos países, entre ellos España, están totalmente sumergidos.

Hay muchas versiones del porqué del comienzo de la crisis. Mario Trinidad lo hace de una forma original y cuenta el comienzo de la crisis a través de cinco aforismos:

Según éste fue la burbuja inmobiliaria fue quién encadeno la crisis, pero esto no hubiera sucedido si la concesión de crédito por parte de los bancos y otras instituciones financieras no hubiera sido tan alegre. Esto se debe a que los tipos de interés fueran muy bajos. Pero, estos no habrían caído tan bajo sin el exceso de liquidez o el exceso de ahorro. Aunque, no se habría producido ese exceso de ahorro si ese aumento de las desigualdades no hubiera dejado tanto dinero en las manos de quienes, por tener ya mucho, no pueden gastárselo. Y tampoco lo hubiera producido si las aventuras de las bélicas de los EEUU de Bush no hubieran propiciado un aumento explosivo de precio de petróleo que ha engordado las arcas de los jeques árabes a costa de ponernos en apuros a todos los demás. Por lo tanto, con estos cinco aforismos la crisis se puede definir llamándola “la crisis de la avaricia”.

A mi parecer, este razonamiento de Mario Trinidad resulta muy convincente. Aunque, he  de decir que faltaría una sexta razón: La incorporación de China, India y del antiguo bloque soviético a la economía mundial, puesto que este hecho ha llevado a una alteración del equilibrio entre el capital y el trabajo. Dado al nivel de desarrollo del que partían China e India, y el atraso tecnológico de los países del bloque soviético respecto a los occidentales, la incorporación de los trabajadores de esos países a la nueva economía mundial se ha traducido en un fuerte empeoramiento de la posición negociadora de los trabajadores del mundo desarrollado.

También es de destacar que la caída de Lehman Brothers despertó la crisis, ya que con esto se dispararon los déficits y la deuda se infló de una manera increíble.

Después de todas estas razones, sin duda, estaba claro que la crisis iba a estallar y en estos momentos, el mundo occidental se encuentra con enormes deudas privadas y públicas, ¿Pero, como puede conseguir esto? ¿Cómo se sale de tal crisis?

Como es obvio lo que hay que hacer es crear empleo y crecer, pero ¿cómo?, ¿de dónde podemos sacar el dinero que necesitamos para invertir  y volver a calentar la economía?

Esperar pasivamente a que el crecimiento y el empleo vuelvan como un milagro, es algo tan estúpido que es casi imposible o totalmente imposible que suceda. Así que no queda otra que moverse y buscar soluciones. En opinión de Diego López Garrido habría dos soluciones posibles ante esta situación. La primera sería acudir a pedir ayuda a el Banco Central Europeo, la institución financiera más poderosa de Europa, y la segunda estaría en las manos de los Estados, utilizando lo que se denomina impuestos progresivos.

Sin duda Obama, como presidente de Estado Unidos, ha tenído que plantearse esto como un reto y ha tenido que empezado a tomar las medidas necesarias para poder dar comienzo a la salida de la crisis. Éste, se ha inspirado en el New Deal de Roosevelt y ha empezado poniendo las bases para la recuperación del sistema financiero mediante una serie de medidas heterogéneas, entre las cuales podríamos decir que las más importantes serían la adquisición de activos de alto riesgo y la capitalización de entidades a través de su nacionalización. También, ha instrumentado un plan de estímulo a la economía real con el objetivo prioritario de crear millones de puestos de trabajo. Ese programa aporta un mayor equilibrio entre el mercado y el Estado después de un cuarto de siglo de hegemonía absoluta del primero, sometido a escasas normas de regulación. Además, se espera también una reforma profunda en el sistema sanitario público estadounidense, para que se incorporen más de 50 millones de ciudadanos obres excluidos hasta ahora de cobertura.

Este plan de EE UU multiplicará el endeudamiento público hasta niveles desconocidos, pero también se conseguirá que Estados Unidos sea uno de los primeros países en salir de la Gran Recesión.

Puede que este plan funcione, pero seguramente será un plan que lleve años y años hasta que se consigan los primeros pasos, sin duda es un plan muy lento, y ahora mismo la economía necesita algo rápido. La desesperación de salir de la crisis llega hasta tal punto que hay analistas que creen que la actual crisis económica y la amenaza existente de una guerra global están relacionadas entre sí, y por lo tanto de tal desesperación llegan hasta opinar que la guerra será la mejor manera de salir de esta crisis. Se piensa que es necesaria una agitación a nivel global, y no solo una guerra convencional, sino una guerra nuclear.

Según estos analistas estadounidenses, la “actualización” del sistema global será posible únicamente cuando haya victimas masivas, es decir, cuando el mundo tiemble. La salida de esta crisis está bien planeada, y sin duda es un conflicto militar, ya que el conflicto atrae inversiones y refuerza la industria, algo que ya paso durante la Segunda Guerra Mundial.

Como podéis comprobar, hay miles de versiones de cuál sería la manera ideal para conseguir salir de esta poderosa recesión.  En mi opinión, una guerra donde mueran miles de ciudadanos no sería nunca una solución para salir de ninguna crisis. Para mi parecer la solución es muy sencilla, creo que lo que de verdad ayudaría seria repartir la riqueza mundial justamente, que no haya tanto dinero en unas pocas manos y que los demás estén sumidos en la pobreza. Sé que esta cuestión es un tanto absurda. El que tiene dinero nunca va a querer desprenderse de él.  Pero algo así es lo que de verdad habría que plantearse, y no tanto plan incoherente  e inútil.

 

Irati,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s